Plurales (métodos de tortura rumana III)

Cuenta la leyenda que el joven M. Popescu murió intentando formar un plural. Se desconoce la palabra, pero se dice que se le resistía hasta tal punto que viajó desde Maramureș hasta Bucarest para ir a la biblioteca nacional, la más importante de la capital. Pasó el invierno entre diccionarios y grandes obras de la literatura rumana, buscando el plural de aquella palabra. Y una noche de enero murió, exhausto, rodeado de botellas de pălincă a medio terminar (a las que las mujeres de la limpieza supieron sacar partido) y sin haber encontrado la palabra. Lo que no sabía aquel pobre diablo es que por aquel entonces, en 2004, ya existía el DEX Online. […]

Nada de lo anteriormente narrado es cierto, por supuesto, pero podría serlo. ¿Por qué? Pues porque los plurales rumanos son tan irregulares que ni los propios rumanos saben formarlos. O sea, normalmente sí, que nadie se me ofenda. Pero de cuando en cuando… ¿plural de soră? Pues sore, dice una compañera, apurando el café, rumana ella, y se queda más ancha que larga. La profesora sonríe y confiesa que, sin pararse a pensarlo, ella hubiese dicho lo mismo. Y es que como descubriras si sigues leyendo, querido lector, los plurales rumanos son jodidillos. Sigue leyendo

Anuncios

El dativo vuelve a la carga (métodos de tortura rumana II)

Tal vez creías que el dativo se limitaba al verbo gustar (a plăcea), que era aprender eso y no lo volverías a ver nunca más. Pobre infeliz. La tortura no ha hecho más que empezar. Pero no te preocupes; conforme avances, verás como vuestra relación va estrechándose. ¡Si al final le cogerás cariño y todo!

Hoy, te presento al dativo combinado con el verbo a fi (ser/estar). A mí personalmente me encanta, porque es una construcción que no se usa como tal en español pero que tiene muchas, muchísimas posibilidades.  Sigue leyendo

Métodos de tortura rumana: introducción al dativo

Probablemente, si nunca has estudiado latín o alemán (lo digo porque son las lenguas más populares, raramente encuentro a gente que estudie finés seriamente), te preguntes que es eso del dativo.

2453608231_0f136285e4Si has estudiado alemán, seguro que tienes un recuerdo amargo del dativo. Muy amargo. Si no lo has estudiado, seguramente hayas oído de algún amigo que sí lo ha hecho cuán difícil es. Nunca sé cuando usar dativo… oyes a los estudiantes de alemán, esperando en la puerta antes de los finales, torturados, como si el pasillo fuese el muro de las lamentaciones.

Mi profesora nos previno diciendo que el dativo nos haría sufrir… Sigue leyendo

Aproximación al sistema verbal rumano: las tres verdades del presente

Hoy quería hacer una aproximación al sistema verbal rumano, pero no sé muy bien qué decir sobre él. Porque claro: como, comes, come, comemos, coméis, comen. Como en cualquier otro idioma. No hay más. Podría simplemente escoger un ejemplo, subirte una tabla con las terminaciones de presente y quedarme más ancha que larga. Pero para eso, también podrías buscarte una gramática y leerlo ahí, así no haría falta que yo me calentase la cabeza tanto. Pero no a todo el mundo le gustan las gramáticas. Algunos raros hay, sí. Pero si aprendes rumano por placer y lo haces solo, sin nadie que te guíe (probablemente sea tu caso),  te aseguro que no vas a saber por donde coger la gramática (en el caso de que encuentres una gramática en español). Por eso, aquí estoy yo para explicarte todo lo que necesitas saber y que una gramática nunca te contará. Hoy, los entresijos del presente.

Sigue leyendo