No necesitábamos nada más para vivir (Daniel Silvian Petre)

Suena mi reloj
biológico
cada mañana
Me levanto
Me dirijo cumplidamente al trabajo
Por el camino me acuerdo
de que, en realidad,
no tengo trabajo
(por no tener, no tengo ni café) Sigue leyendo

Anuncios