Quién de los dos (Ana Blandiana)

Cuando te vas,
No sé quién de los dos se ha ido,
Cuando extiendo la mano
No sé si me estoy buscando a mí misma,
Cuando te digo “te quiero”,
No sé si me lo estoy diciendo a mí misma,
Y me da vergüenza.
Tiempo atrás
Te reconocía fácilmente
Eras
Tan esbelto, tan distinguido,
Sabía dónde empezabas tú
Y dónde terminaba yo,
Encontraba sin esfuerzo
Tus labios, tu cuello,
Tu dulce clavícula, Sigue leyendo

Anuncios

Cobalto (Claudiu Komartin)

Blue_Heron_in_Cobalt_Blue_1024x1024el sol es cobalto cuando se alza del cuerpo
y brilla
sobre los arrecifes
y mi cerebro torturado donde anidan
aves desconocidas es cobalto
la resistencia al compromiso y a la impotencia
siempre fue cobalto
y el miedo nocturno que quise Sigue leyendo

La nave (Matei Vișniec)

La nave se hundía poco a poco decíamos
y qué más da si se hunde la nave y decíamos
toda nave se hunde un día
y nos dábamos la mano
a modo de despedida

pero la nave se hundía tan lentamente
que tras diez días, quienes nos habíamos
dado la mano volvíamos a mirarnos
avergonzados y decíamos no pasa nada
la nave se hundirá
tarde o temprano

pero la nave se hundía tan lentamente Sigue leyendo

Cómo expresar la necesidad en rumano

Pero alma de cántaro, ¿que todavía no sabes decir “necesito” en rumano? Sigue leyendo, que es muy fácil y se aprende en cinco minutos.

En rumano, para decir que necesitas algo [da igual que sea amor o dinero], tienes dos posibilidades:

⇒ A avea nevoie de [Tener necesidad de = necesitar]. Personalmente, me resulta más fácil recordar esta construcción si hago una traducción literal: tengo necesidad de X. No te olvides de la preposición “de”, importantísima, seguida por un sustantivo.

› Am nevoie de cineva cu care să vorbesc. (Necesito alguien con quien hablar.)
Ca să faci pâine, ai nevoie de faină, drojdie, apă și sare. (Para hacer pan, necesitas harina, levadura, agua y sal.) Sigue leyendo

¿Cómo se llamaba? (Marin Sorescu)

0000329495(Se cubre los ojos con la mano.) ¿Cómo se llamaban aquellos ancianos bondadosos que venían a casa cuando era pequeño? ¿Y los otros dos… aquel hombre siempre con el ceño fruncido y su mujer, tan trabajadora, a los que veía a veces en nuestra casa y que al principio no eran tan mayores…? ¿Cómo se llamaba el edificio donde estudié? ¿Cómo se llamaban las cosas que aprendí? ¿Qué Sigue leyendo