No estaba muerta, estaba en Moldavia. Descubriendo Iași

Sí, ha pasado mucho tiempo desde que escribí por última vez, lo sé. Y sí, debería haber colgado un cartelito al salir, pero lo cierto es me fui sin decir ni mu y he tardado ocho meses en volver con el tabaco. Te pido disculpas. Sí, a ti, querido cititorule, que has continuado entrando, releyendo las entradas y reclamando, con toda la razón del mundo, tu pequeña ración de rumano.

IMG_20170822_195519

¿Qué pinta esto aquí? Sigue leyendo y lo entenderás.

Hoy vuelvo a escribir. Vuelvo a escribir porque echo de menos hablar (del y en) rumano. Porque he pasado el verano en Iași, capital de la región de Moldavia, al nordeste del Rumanía, y estoy loca por volver. Porque no tiene perdón que todavía no haya publicado nada al respecto. Vuelvo a escribir porque ya va siendo hora de desempolvar esto.

En fin, que no sé si es que me he venido arriba o abajo, pero tengo muchas ganas de enseñarte las fotos que hice de una ciudad que me robó el corazón. Te invito a seguir si te ha picado la curiosidad. Iași está a unos  pasos de ti… Sigue leyendo

Anuncios

Adjetivos: grados de comparación

Se suele decir que las comparaciones son odiosas… pero seguro que en más de una ocasión has tenido que recurrir a ellas. Y, mira por donde, creo que hoy es un buen día para aprender a hacerlas en rumano. Veeenga, sigue leyendo, que no te ocupará más de cinco minutos, ¡palabrita del niño Jesús! ✋

Me complace anunciarte, querido lector, que en rumano el comparativo en adjetivos y adverbios funciona prácticamente como en español. Lee atentamente los ejemplos que te voy dando … créeme que no hacen falta muchas explicaciones.

  • Comparativo de superioridad (comparativul de superioritate)

mai … decât                                  más … que

› Ești mai catolic decât papa! (¡Eres más papista que el papa!)
› Sara vorbește mai încet decât Laura. (Sara habla más lentamente que Laura.) Sigue leyendo

Genitivo o cómo hablar de la posesión en rumano: artículo determinado (I)

Hace unas semanas, un insensato lector anónimo abrió la caja de los truenos al pedir una entrada donde explicase con más detalle el genitivo. Si me estás leyendo, anonimule, espero que hayas desayunado bien, porque necesitarás mucha energía para aguantar un tema que promete dar hasta para 100 posts (es broma, pero unos tres no te los quita nadie.) Hai să începem! 🙂 Sigue leyendo

Cómo expresar la necesidad en rumano

Pero alma de cántaro, ¿que todavía no sabes decir “necesito” en rumano? Sigue leyendo, que es muy fácil y se aprende en cinco minutos.

En rumano, para decir que necesitas algo [da igual que sea amor o dinero], tienes dos posibilidades:

⇒ A avea nevoie de [Tener necesidad de = necesitar]. Personalmente, me resulta más fácil recordar esta construcción si hago una traducción literal: tengo necesidad de X. No te olvides de la preposición “de”, importantísima, seguida por un sustantivo.

› Am nevoie de cineva cu care să vorbesc. (Necesito alguien con quien hablar.)
Ca să faci pâine, ai nevoie de faină, drojdie, apă și sare. (Para hacer pan, necesitas harina, levadura, agua y sal.) Sigue leyendo

Hablemos del futuro (parte II)

¡Aquí llega la segunda parte más esperada de la historia! Antes de continuar, y si no lo has hecho ya, te recomiendo leer este primer post sobre la formación del futuro. Hasta el momento hemos visto tres posibilidades:running-to-catch-a-train_2

Plec mâine cu trenul.
Voi pleca cu trenul.
O să plec cu trenul.

Si has leído con atención, a estas alturas sabrás que todas significan lo mismo. La primera frase no presenta dificultad alguna y lo que diferencia a las dos últimas es el grado de formalidad. La segunda pertenece a un registro más elevado de la lengua, más propio del escrito, mientras que la tercera es la que más se usa al oral. Hoy te presento dos tiempos nuevos que te permitirán hablar del futuro con mayor precisión (si cabe 😉 Sigue leyendo

Hablemos del futuro (verbos I)

En rumano, lengua mística donde las haya, existen diversas maneras de hablar del futuro. A mí me las enseñaron en un intervalo de tiempo de ocho meses, lo cual me parece una exageración, por lo que a partir de hoy, aquel que lo desee, podrá disfrutar de los tiempos del futuro en dos cómodos y pequeños plazos. Sin más dilación, empecemos. 🙂 Sigue leyendo