Un aperitivo: introducción al subjuntivo (conjunctiv)

Tras meses siguiendo el blog,  aún te sientes algo trabado. Tus frases son muy simples. ¿Por qué aún no te sientes cien por cien cómodo? Te empieza a salir la î. Meter el artículo detrás del sustantivo se ha convertido en lo más natural del mundo. Descubrir nuevos plurales te apasiona. ¡Si hasta sabes lo que es el dativo!

Tu problema, drag cititor, es que aún no conoces el subjuntivo (conjunctiv en rumano). Hoy te ofrezco un aperitivo a modo de introducción que te ayudará a mejorar tu rumano de manera considerable. ¡Sigue leyendo!

Bueno, y eso del subjuntivo, ¿qué es?, te preguntarás si tus conocimientos de gramática están medio oxidados en algún ricón de tu cabeza. Podría citar a la RAE y decirte que el subjuntivo es el modo que manifiesta lo expresado por el verbo con marcas que indican la subjetividad y quedarme tan ancha. Pero en su lugar, consideraré el subjuntivo como uno de los muchos tiempos verbales que tienes que aprender para hablar decentemente un idioma. Hasta ahora conoces el presente y el pasado compuesto, que te permiten hablar de cosas básicas en rumano; pero es que el presente de subjuntivo… te permitirá expresar incluso los sentimentos más excelosos y refinados.

Vale, tal vez no exactamente. Pero después de leer esta entrada, tu forma de comunicarte debería cobrar una nueva dimensión. Bromas aparte, he aquí las situaciones más comunes en que se usa el subjuntivo rumano. Como avanzo en el título, esto es sólo un aperitivo.

  • Para empezar, y este es, creo, el punto más importante, cuando tenemos una frase con dos verbos, el subjuntivo se usará en el segundo. Normalmente el primer verbo, llamado principal, expresa deseo (vrea, dori, placea), capacidad (putea, ști), obligación (trebuie) y muchas otras cosas que irás descubriendo poco a poco.

¿No terminas de pillarlo? No te preocupes, con los ejemplos lo verás más claro. He subrayado el verbo principal, y en color verde he puesto el verbo en subjuntivo. En español, si te fijas bien, para expresar el segundo verbo usamos un infinitivo; los rumanos conjugan ese segundo verbo.

Îmi place să cistesc. (lit. Me gusta que yo lea) → Me gusta leer.
El stie să rezolve problemele. (lit. Él sabe que resuelva los problemas)  → Él sabe resolver los problemas.
Preferăm să stăm acasă pentru că suntem obosiți. (lit. Preferimos que nos quedemos en casa porque estamos cansados)  → Preferimos quedarnos en casa porque estamos cansados.
Cum pot cactuşii să trăiască fără apă? (lit. ¿Cómo pueden los cactus que vivan sin agua?)  → ¿Cómo pueden los cactus vivir sin agua?
Numai el trebuie să hotărască dacă vrea să vină sau nu. (Lit. Sólo el tiene que elija si quiere que venga o no)  → Es él quien tiene que elegir si quiere venir o no.
  • El subjuntivo se puede usar también en ciertas construcciones del tipo “e bine“, “e rau“, “e recomendabil“, etc. Fíjate en los colores y ata cabos ¿Lo empiezas a ver más claro?
Era gata să plece.  → Estaba listo para irse.
E bine să bei apă după masă.  → Es bueno beber agua después de comer.
Nu e rău să fii ambițios.  → Ser ambicioso no es malo.
  • Por último, se puede usar con otras expresiones que incluyen “” como “fără să“, “în loc să“, “ca să“, etc.
Mereu vorbește fără să se gândească→ Habla siempre sin pensar.
Am venit doar ca să te văd!  → ¡He venido sólo para verte!
Elevii, în loc să meargă la cursuri, își încep ziua cu bere. → Los alumnos, en lugar de ir a clase, empiezan el día con una cerveza.
A venit la mine înainte de să plece la aeroport.  → Vino a mi casa antes de irse al aeropuerto.

¿Y esta manera tan extraña de formar el subjuntivo, con lo fácil que es en español? 😦

No, no es difícil. Donde nosotros usamos un infinitivo, ellos conjugan el segundo verbo utilizando el subjuntivo. No tiene más.

(!) Sabías que … Esta extraordinaria manera de formar el subjuntivo parece ser característica de las lenguas… ¡balcánicas! Es decir de lenguas como albanés o el griego moderno. Mola, ¿eh?

Vale, es una construcción un tanto especial a la que hay que acostumbrarse… ¡PERO EH! A veces, sólo a veces, el subjuntivo funciona justo igual que en español. O es en español que funciona igual que en rumano, no me preguntes … ¿Te atreves a traducir estas frases? 🙂

Să știi că poți conta pe mine. →Que sepas que puedes contar conmigo.
Să iasă!  → ¡Que salga!
Trăiască Chile!  → ¡Viva Chile!
Nu cred să plece.  → No creo que se vaya.
Sper s-o facă.  → Espero que lo haga.
Vreau să fii fericit.  → Quiero que seas feliz.
Aș vrea să mă înțelegi → Me gustaría que me entendieras.

NOTA: el “a veces”, si te fijas, es cuando la persona del segundo verbo no coincide con la del primero. Quiero (yo) que seas feliz () : [Vreau să fii fericit]

¿Y lo que consuela que se pueda usar también como en español? 🙂 En fin, una vez que has entendido (más o menos) la utilidad de aprender el subjuntivo… ¿cómo se forma? Te lo diré sin rodeos:

să + presente del subjuntivo

Lo bueno es que el presente del subjuntivo y el presente de indicativo que ya conoces son prácticamente iguales, por lo que si en su momento entendiste el indicativo tienes un 90% del camino hecho. Ten en cuenta que a diferencia del indicativo, en el subjuntivo las terceras personas coinciden. Todo correcto hasta aquí. Pero ¡atención! En la tercera persona del singular va a producirse (casi) siempre un cambio. Aquí tienes las reglas, muy sencillas, para poder afrontar este cambio con total tranquilidad:

e, ea se convierte en ă ; merge < meargă (va, vaya)
ă se convierte en e ; Întreabă < întrebe (pregunta, pregunte)
ește – ească ; vorbește < vorbească (habla, hable)
aște – ască ; naște < nașcă (nace, nazca)
ează – eze ; lucreaza < lucreze (trabaja, trabaje)

Como he dicho arriba, a veces el verbo en subjuntivo puede no sufrir ningún cambio y quedar como en presente de indicativo. Es el caso de los verbos cuya tercera persona termina en –ie:

Ea scrie o scrisoare de dragoste. (indicativo)

Ea vrea să scrie o scrisoare de dragoste. (subjuntivo)

Y bueno, después están los verbos que siempre son la excepción: a fi y a avea, que por supuesto, tendrás que aprender de memoria. Pero eso era de esperar.

să fiu să am
să fii să ai
să fie să aibă
să fim să avem
să fiți să aveți
să fie să aibă

Y unos pocos ejemplos:

Un film bun trebuie să aibă și o poveste bună.  → Una película buena tiene que tener una historia buena.

Vrei să fii soția mea?  → ¿Quieres ser mi esposa?

Omul este condemnat să fie liber.  → El hombre está condenado a ser libre.

Să ai o zi frumoasă!  → ¡Que tengas un buen día!

Cómo he podido vivir todo este tiempo sin conocer el subjuntivo rumano, te preguntas, y no te falta razón. Yo también quedé maravillada. Pero no te confies, porque ésto no termina aquí… el subjuntivo ha venido para quedarse. To be continued!

Anuncios

5 pensamientos en “Un aperitivo: introducción al subjuntivo (conjunctiv)

  1. Pingback: Cómo expresar la necesidad en rumano | rumaneando

  2. Pingback: Hablemos del futuro (parte II) | rumaneando

  3. Pingback: Hablemos del futuro (I) | rumaneando

¿Te ha gustado la entrada? No te vayas sin comentar :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s