El dativo vuelve a la carga (métodos de tortura rumana II)

Tal vez creías que el dativo se limitaba al verbo gustar (a plăcea), que era aprender eso y no lo volverías a ver nunca más. Pobre infeliz. La tortura no ha hecho más que empezar. Pero no te preocupes; conforme avances, verás como vuestra relación va estrechándose. ¡Si al final le cogerás cariño y todo!

Hoy, te presento al dativo combinado con el verbo a fi (ser/estar). A mí personalmente me encanta, porque es una construcción que no se usa como tal en español pero que tiene muchas, muchísimas posibilidades. 

Habíamos aprendido que el dativo más el verbo gustar era una construcción similar a la española. Recordemos:

Îmi place ciocolataMe gusta el chocolate.

Ay, era fácil, ¿verdad?

Tengo dos buenas noticias:

  • El dativo (y con ello me refiero al pronombre dativo ej. îmi, îți, îi, etc.) no cambia. La forma es la misma para lo que vamos a ver hoy y no vas a tener que aprender otra. ¡BIEEEEN!
  • En esta maravillosa estructura que te presento hoy se combina el dativo y el verbo ser/estar (a fi) que ya conoces (o deberías conocer porque está perfectamente explicado en uno de mis primeros posts, si no lo leíste, hazlo ahora mismo aquí).

Realmente, lo único que necesitas entender en todo esto es qué significa la expresión y aprender a usarla con naturalidad (que no es poco, eh).

¿Pero en qué consiste está estructura? ¡¿Merece tanto bombo?! ¿Qué tiene de extraordinaria?

Tomemos un ejemplo:

Îmi e foame (lit. A mí es hambre) 

Am foame. (lit. Tengo hambre) X ¡MAL!

Siguiendo nuestra lógica española, diríamos la segunda frase, que sin embargo, es incorrecta. La primera… nos suena un poco rara. Si traducimos literalmente, claro.

¿A mí es hambre?

Sigamos con algunos ejemplos:

Îmi e frică. (lit. A mí es miedo. Sentido: tengo miedo)

Îmi e frig. (lit. A mí es frío. Sentido: tengo frío)

Îmi e dor de tine. (lit. A mí es nostalgia de ti. Sentido: te echo de menos)

Bonita la construcción, ¿eh?

¿Cómo? ¿Qué los rumanos hablan a lo Tarzán? No, hombre. Cada cultura tiene su manera de percibir la realidad, y eso se plasma en la lengua. Realmente, todo es acostumbrarse.

Piensa en el dativo como te dije una vez: como un algo, llámalo X, que tiene un efecto sobre ti. Así tal vez lo entiendas mejor:

Îmi e foame: el hambre tiene un efecto sobre mí. El hambre es a mí. Tengo hambre.

¿Tiene más sentido ahora? No, ¿verdad?

¡Pues si no te gusta, haber estudiado italiano, que es facile e divertente! Hombre…

El dativo con a fi sirve para expresar emociones, sensaciones. Tener ganas, miedo, o tal vez estar aburrido, las posibilidades son muchas. Se forma con el pronombre dativo, el verbo a fi conjugado en tercera persona del singular y la “emoción”, la “sensación”, por decirlo de alguna manera.

Îmi e sete. Tengo sed.
Îți e cald. Tienes calor.
Îi e silă. Está/se siente aburrido.
Ne e poftă de mâncare. Tenemos ganas de comer.
Vă e scârbă. Os da asco.
Le e somn. Tienen sueño.

Pero claro, tú, avispado lector, te preguntarás: ¿cómo sé cuando usar el dativo y cuando no?

Tal vez mis expectativas sean demasiado altas y no seas tan avispado. Tal vez ni siquiera te has hecho la pregunta… no te preocupes, para eso estoy yo.

Lo cierto es que tendrás que aprenderlo así, de memorieta. O a base de usarlo, que es otra manera más bonita de decirlo. ¿Por qué?

Pues porque por ejemplo, las ganas se pueden expresar de dos maneras:

Ne e pofta de dulce (=nos apetece comer algo dulce) tal y como veis arriba, o avem chef de mancare japoneza (sí, exacto, con el verbo tener). ¿Significa esto que puedo decir “am somn” (= tengo sueño lit.)? NO. Lo siento, pero no. Me corrijo: como decirlo, puedes. Pero sonará “raro”, “infantil”, “tonto”, “poco inteligente”, según afirman los rumanos que conozco. Por lo que, sintiéndolo mucho, tendrás que aprender cuándo se usa dativo y cuando no.

Nadie dijo que la vida fuese fácil, y el dativo no iba a ser menos. Noroc! 🙂

Anuncios

6 pensamientos en “El dativo vuelve a la carga (métodos de tortura rumana II)

  1. Mi mejor amiga es rumana y comencé a aprender rumano gracias a ella, lo que empezó como diversión ahora va en serio, y no me puede explicar bien (gramaticalmente hablando) muchas de las cosas debido a que es su lengua materna. Tu blog me está ayudando mucho a afianzar mis conocimientos y a aprender el idioma en condiciones, ¡que sepas que es una maravilla!
    Multumesc mult pentru asa blog!!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Cómo expresar la necesidad en rumano | rumaneando

¿Te ha gustado la entrada? No te vayas sin comentar :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s